Category

Antroposofía

EFEMÉRIDES :Los cien años de la pedagogía WALDORF 1919 a 2019

By | Antroposofía, Arte Terapia, Boletín Informativo, Comunidad, Dibujo, Diseño de formas, Ejercicio Docente, Euritmia, Eventos, Formación del habla, Medicina Antroposófica, Método - Didáctica, Música, Padres, Pedagogía, Pedagogía Waldorf, Pintura, Plástica, Psicología, Publicaciones, Seminarios, Temas de Interés | No Comments

Invitamos a conectarse al siguiente Link, donde se invita a participar de los 100 años de la pedagogía Waldorf y del cual se toma el artículo sobre La historia de la Waldorfschule por la Señora Nana Göbel.

Tomado del link: https://www.waldorf-100.org/es/pedagogia-waldorf/historia/

Así empezó todo:

La historia de la Waldorfschule

Emil Molt

Berta Molt

Después de que la Waldorfschule fue fundada en Uhlandshöhe en septiembre de 1919 en Stuttgart creció esta increíblemente rápido. Los niños de los trabajadores de la fábrica de cigarros Waldorf Astoria ingresaron a la escuela a iniciativa de sus fundadores el Sr. Y la Sra. Emil y Berta Molt, pero también ingresaron muchos otros niños, cuyos padres – recién terminada la 1ª Guerra Mundial – andaban en la búsqueda de nuevos valores humanos y una nueva pedagogía. Al principio había en total 12 profesores y profesoras fundadores. Estos fueron invitados por el Sr. Rudolf Steiner a tomar parte, durante 14 días, en un seminario donde fueron preparados en las áreas de antropología y didáctica. Así que mientras que ellos mismos impartían clases, tuvieron que aprender la nueva pedagogía. Es decir niños y profesores aprendían juntos. Y si es así, entonces se pone en práctica la pedagogía Waldorf, es decir ambos, niños y profesores, experimentan paralelamente un desarrollo.
Hasta los comienzos de la 2ª Guerra Mundial fueron fundadas 34 Waldorfschulen más: En Alemania, Suiza, Holanda, Inglaterra, Noruega y Suecia así como en Hungría, Austria y USA. Estas nuevas fundaciones fueron apoyadas por el Sr. Rudolf Steiner, llevando cada una otro nombre. Así hubo la Friedwartschule, la Llamada Goetheschule, una llamada Vrije School, y una New School. Diversidad iniciada por el fundador guiándose a través de conceptos/ideales comunes. La formación de los profesores(as) – a saber que en aquellos entonces, al igual que hoy, había y por lo consiguiente sigue habiendo escasez de profesores – tenía lugar y se concentraba en Stuttgart. Sin embargo muy pronto se formaron también en Suiza e Inglaterra. El dominio de los nacionalsocialistas y la 2ª Guerra Mundial conllevaron a que se cerraran las escuelas en Alemania, Austria, Hungría así como en parte en Holanda y Noruega. En Suiza, Inglaterra y USA siguieron creciendo dichas escuelas, tanto que hasta durante la guerra surgieron nuevas.
De 1945 a 1989, el movimiento Waldorf se consolidó, haciendo de este un modelo pedagógico bastante propagado y protegido. La ciencia de la educación le vio con escepticismo y hasta le rechazó. En pocos países como el Alemania, Holanda y Escandinavia se subvencionaron las escuelas Waldorf Libres Autónomas/Privadas. En la mayoría de los países son los padres de familia los que las financian. Y ya que niños y padres de familia seguían acudiendo, se siguieron fundando nuevos jardines de niños y escuelas, más que nada en Europa. No obstante y a pesar de la, en parte, precaria situación económica, el movimiento Waldorf siguió encontrando eco y creciendo. Tanto que en 1985 ya se contaban con 306 escuelas en 23 países.
Su expansión global hasta el último rincón de la mundo tuvo lugar a partir de mediados de 1980 hasta la fecha. El interés por la pedagogía Waldorf se siente en más o menos la mitad de los países (siendo estos casi 100 países), independientemente del idioma, religión que se profese, democracias o en su tendencia regímenes totalitarios. En todos los continentes hay jardines de niños y escuelas Waldorf así como sus respectivas formaciones profesionales. Los padres de familia son, los que lo hacen crecer y los niños, los que a su vez llevan a sus padres. Todos ellos quieren un futuro, un futuro en el que puedan recibir, disfrutar de un trato humano?, en el que sea posible tanto experimentar un desarrollo sano como ser parte de la sociedad siendo participe de ella. El movimiento Waldorf con alrededor de 1.100 escuelas y más de 2.000 jardines de niños se ha convertido en el movimiento escolar libre más grande del mundo.
(Nana Göbel)

La Antroposofía

By | Antroposofía, Temas de Interés | No Comments

“Antroposofía es un camino de conocimiento que quisiera conducir lo espiritual en el ser humano a lo espiritual en el universo.”
Rudolf Steiner

Antroposofía es la sabiduría del hombre o lo que el hombre puede saber.
Es una ciencia que se refiere tanto al mundo de los fenómenos sensorios como a la realidad invisible detrás de estos fenómenos.
Investiga estas realidades haciendo del alma humana su instrumento de investigación.
El hombre es objeto y herramienta de investigación al mismo tiempo.
La Antroposofía es un método y no una doctrina de revelación, tampoco una religión.
La Antroposofía indica el camino de autoeducación para despertar las facultades de percepción espiritual, latentes en cada alma humana.

Las causas del mundo físico se encuentran en esta realidad invisible o realidad espiritual.
La realidad en su conjunto abarca un número determinado de campos de existencia con sus respectivos moradores.
La existencia humana se despliega en algunos de estos campos, específicamente en el mundo físico, el mundo vital, el mundo astral
y el mundo espiritual propiamente dicho.
Estos mundos son objeto de la investigación antroposófica.
La Antroposofía describe las distintas jerarquías espirituales, su evolución y sus actividades por cuanto éstas intervienen en el proceso evolutivo del hombre.

La máxima intervención espiritual en el mundo planetario y humano ha sido la del Cristo.
Su aparición en la Tierra es el eje y el centro de la evolución, tanto cósmica como humana individual.
A partir de sus propias fuentes la Antroposofía revela aspectos esenciales del misterio de la vida del Cristo en Jesús de Nazaret.
Señala que la actuación del Cristo en la Tierra no quedó limitada a los tres años en Palestina; el Cristo acompaña y acompañará, en forma no física pero no obstante concreta y determinada, las dife-
rentes etapas del presente y futuro de la humanidad.

En contraposición a las ciencias naturales de nuestra época y en concordancia con la sabiduría de tiempos antiguos, la Antroposofía ubica al hombre en el comienzo de la evolución cósmica.
La existencia de nuestro cosmos comenzó con la aparición del hombre en un forma netamente espiritual.
A esta forma espiritual se agregaron por procesos de densificación, en sucesivas etapas de la evolución cósmica, las formas astrales, etérico-vitales y físicas.
Aplicando otro enfoque puede decirse que el hombre se compone de cuerpo, alma y espíritu.
Con su cuerpo el hombre participa en la realidad físico-sensoria, con el alma en el mundo anímico y con su espíritu en el mundo espiritual.
Por consiguiente se amplía la perspectiva más allá de la vida física hacia una existencia prenatal y postmortem, dentro de una sucesión de vidas terrestres repetidas.
El destino se revela como algo que el hombre elige para corregir fallas cometidas y allanar el camino de su paulatino perfeccionamiento en el futuro.
La visión del destino humano, por lo tanto, no es pasiva sino activa.
La existencia del hombre tiene un origen, una orientación y una meta definidos; por ende tiene un sentido.
La Antroposofía contesta hasta las más profundas preguntas del alma humana: ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy?

Tomado de http://www.casasteiner.com.ar/antroposofia.html

Rudolf Steiner

By | Antroposofía, Temas de Interés | No Comments

Cada tanto aparecen en la humanidad personalidades que por su nivel superior de desarrollo logran implantar en la cultura nuevos impulsos que hacen dar un paso hacia adelante a esta humanidad. Sin estos personajes sería impensable todo progreso ya que a través de su accionar se incorporan fuerzas del futuro que pueden llegar a transformar la realidad del presente. Son el “inicio” de algo nuevo, de ahí también el término “iniciado”, es decir son portadores de un nuevo comienzo. Alguien así fue Rudolf Steiner, nacido en Austria el 27 de febrero de 1861. En realidad nació en lo que en aquel entonces constituía el sudeste del Imperio Austro-Húngaro como hijo de un empleado del ferrocarril, en el entorno de una naturaleza aún intacta. Familia de vida simple, hasta pobre, de costumbres austeras y un entorno natural lleno de vida facilitaron a Steiner, en el silencio y paz de ese entorno, el despertar y madurar de facultades de observación que no sólo abarcaban la realidad física de los fenómenos con que se encontraba, sino también su realidad anímica y espiritual metafísica.

Comprendió que las ciencias naturales explicaban científicamente los fenómenos que se perciben con los sentidos, pero que no había una explicación científica de los fenómenos suprasensibles que para él eran tan “visibles” como los primeros.
Comprendió que toda realidad presenta un lado espiritual que causa y explica el aspecto físico o, si bien en general sólo se ve un aspecto, que este aspecto es solo comprensible si se accede a lo “no visible”. Pero: ¿Cómo unir ambos? y ¿Cómo formar una disciplina o metodología científica de lo “no visible” que fuera compatible con las ciencias naturales?

En la geometría encontró una primera respuesta, ya que a través de la misma se hacen visibles en formas geométricas realidades que sólo viven en el plano del pensar o espiritual.
Profundizando un conocimiento de la ciencia natural, se graduó primero en el secundario técnico y luego en la Escuela Técnica Superior de Viena, adquiriendo finalmente el doctorado de filosofía en Rostock, cerca de Berlín. Con sus libros sobre la teoría del conocimiento y la filosofía fundamentó su propia teoría del conocimiento de toda realidad, especialmente de la realidad suprasensible o metafísica, y principalmente su postulado fundamental en éste ámbito: la inexistencia de límites del conocimiento. Con esto superaba las barreras psicológicas y filosóficas de Kant y sus seguidores.
Una vez fundamentado científicamente el conocimiento espiritual se presenta ante el mundo como el maestro espiritual de nuestra época.

Partiendo de la realidad espiritual, anímica y física del hombre que es una “imagen” de la realidad espiritual, anímica y física del universo desarrolla una ciencia espiritual o Antroposofía que a partir de múltiples ángulos explica tanto al hombre como al universo desde cada uno de sus componentes, su génesis, su presente y su futuro.
La “herramienta” o el “equipo” para la investigación espiritual es el hombre mismo, y Rudolf Steiner señala los caminos de la autoeducación y del desarrollo que cada ser humano puede recorrer en libertad y con plena responsabilidad personal, sin depender de persona alguna.
De la obra de Rudolf Steiner parten los impulsos renovadores para todos los ámbitos de la cultura: la filosofía, la medicina, las ciencias sociales, la agricultura, la pedagogía, las artes. Dentro de estas últimas creó el arte de la formación del habla y el arte del movimiento: euritmia.

En la Reunión de Navidad del año 1923 celebrada en Dornach, Suiza, Rudolf Steiner preside la constitución de la Sociedad Antroposófica General con su centro en dicha localidad, donde hoy se ubica el “Segundo Goetheanum” que reproducimos en la portada. En esa oportunidad se crea la Escuela Superior Libre para la Ciencia Espiritual, que constituye dentro de la Sociedad Antroposófica General su núcleo propiamente espiritual o esotérico.
Rudolf Steiner murió en Dornach, el 30 de marzo de 1925