Category

Medicina Antroposófica

EL DESARROLLO DEL SUEÑO Y EL COMPORTAMIENTO DEL ESTUDIO EN LOS TRES PRIMEROS SEPTENIOS

By | Medicina Antroposófica, Temas de Interés | No Comments

Conferencia del 29.10.2017

En el contexto de nuestro tema, esta pregunta aparece una y otra vez: ¿Existe una relación entre las cuatro fases conocidas del sueño y la vida post-mortem y la vida pre-natal? ¿Acaso se encuentran relacionadas asimismo con la transformación y re-generación de los miembros del ser? Sondear esto, con cuidado y sensibilidad, exigiría toda una exposición propia. Puesto, ¿qué sucede al cabo de la muerte y antes del parto? ¿Y en qué sentido también aquí el sueño es el hermano menor de la muerte? Después de la muerte del cuerpo físico, el cuerpo etérico sale de manera lenta y se expande. El difunto cobra vida allí, contempla las imágenes de su vida terrenal en un gran panorama. Luego el cuerpo etérico se disuelve en el éter universal y permanece tan solo un extracto de todos los pensamientos aquellos, con los cuales nos hemos ligado y hasta identificado durante el tiempo de nuestra vida. Los valores, los ideales, las ideas de los cuales nos hemos apropiado, que han formado parte de nuestra vida, en ellos permanecemos con vida.

Luego sigue la época de kamaloka, en la cual se disuelve el cuerpo astral en el mundo anímico. Vivenciamos allí el lado nocturno de nuestra vida: todo aquello que otros han experimentado, a partir del encuentro con nosotros, de lo cual no nos hemos enterado durante la vida terrenal, lo cual empero se halla relacionado con nosotros de íntima manera. Son los tratos de nuestro ser, dejados en las demás personas con las cuales nos hemos encontrado. Este tiempo dura de manera correspondiente al tiempo que hemos pasado durmiendo en el mundo terrenal. Luego, nuevamente queda un extracto de cualidades y sentimientos, que de plena manera nos pertenecen, que se han convertido en parte de nuestro ser. Todo aquello que no pudimos afirmar, que no se corresponde con nuestro ser, queda retenido en el mundo anímico y con ello, el lado no purificado de nuestro destino.
Luego con la organización del yo, nos integramos al mundo espiritual, donde la misma también nos abandona, dejando allí tan solo aquello de lo cual pudimos apropiarnos, a modo de calidez anímica espiritual. Por lo tanto la esencia de nuestro ser entra al mundo espiritual, enriquecida de cuádruple manera: la conciencia de nuestro yo, la debemos al cuerpo físico y a la vivencia de nuestro destino sobre la tierra. Nuestra “vida eterna”, se corresponde con el extracto de lo etérico, nuestra alma eterna, al extracto procedente del cuerpo astral, al fuerza de nuestro yo a aquello que de nuestra organización del yo, pudimos reunir con nosotros.

Si quisiéramos correlar esto con las fases del sueño, la fase del quedar dormido, se correspondería con el desprendimiento de lo físico, durante el cual el cuerpo etérico entra al cuerpo físico para su regeneración uniéndose allí al acontecer de regeneración en el cuerpo. Las fases REM, se me figura que corresponden a la aproximación y el alejamiento rítmico en el ámbito de la cabeza. Los sueños se producen o bien pueden ser recordado por el hecho de que le cuerpo astral entra en una conexión con el cuerpo etérico de la cabeza. Los ojos se mueven, la musculatura del cuerpo esta relajada e inmóvil. El sueño profundo en cambio, se corresponde con la entrada de la organización del yo al mundo espiritual, cuya expresión física es el mundo de las estrellas fijas.
En correspondencia a ello, al despertar- al igual como acontece en ocasión de la preparación suprasensoria de nuestro parto, abandonamos esta esfera de las estrellas fijas, vivenciamos luego posibles estados del estar soñando (sueños del despertar), que anuncian la conexión del cuerpo astral con el cuerpo etérico, que se está preparando ya, para volver a pensar. En lo pre-natal, de manera inicial nos rodeamos con la nueva organización del yo. Al pasar por la esfera de los planetas, nos adherimos al nuevo cuerpo astral –acorde a nuestro destino, con las específicas simpatías y antipatías cármicas. Luego se toma la decisión referida a la nueva encarnación: dónde y cuándo debe acontecer. Luego, por último, contraemos al nuevo cuerpo etérico – ya en contacto con la región terrenal, en al cual nos encarnamos.

Así como post-mortem y de manera pre-natal estamos en constante cambio, así acontece también durante la vida sobre la tierra.
Como investigadores de la evolución, una y otra vez tenemos que tomar conciencia del hecho de que nuestra constitución en ningún año es la misma. Diariamente y hasta ahora tras hora nos estamos transformando: primero maduramos, de creciente manera aumentamos nuestra fuerza, luego comienza el proceso del envejecimiento. Y todo esto está relacionado con constantes empellones de fina metamorfosis.
Hablando en imagen, podemos decir: con cada latido de nuestro corazón, se afloja un poco de fuerza etérica, y sobre sus vías – tal como Rudolf Steiner lo ha formulado en el curso de los jóvenes médicos –arrastra al cuerpo astral y la organización del yo, de modo tal que a su voluntad de encarnación la pueden revertir en una voluntad de excarnación, que significa desarrollo de conciencia, significa despertar-lo opuesto a encarnación, inconsciencia, quedar dormido dentro de la inconsciente vida del cuerpo.

El ritmo del dormir/estar despierto, tan solo quiere equiparar estos dos polos, inculcándole un ritmo: la voluntad de encarnación y la voluntad individual del tomar conciencia del hombre. Esto lo expresamos de manera individual, en nuestro ritmo día/noche. Según lo mucho o lo poco que dormimos, a nuestra biografía le damos preferencia a lo uno o a lo otro –a veces también durante fases.
Para el trabajo diario con los niños es decisivo tomar en cuenta, las fuerzas que en el niño se están liberando en ese momento: qué fuerzas se están liberando hacia la voluntad del tomar conciencia, hacia la voluntad del estar despierto y cómo podemos ayudar al niño, para poder utilizar durante el día, esas fuerzas recién nacidas de manera tal para que durante la noche pueda acontecer un efecto retroactivo, sobre el desarrollo corporal-anímico. Esto significa aprender a dormir de correcta manera.

El “yo interino”, en su proceso de toma-conciencia debe ser acompañado y protegido, y cuanto menor es la edad del niño tanto más exigente será. Cuanto mayores son los niños, tanto más auto-determinado y partícipe se configura ese proceso. Sin embargo, el adulto hasta el final sigue teniendo una gran responsabilidad. Ya que tal como Rudolf Steiner dice en la Crónica Akasha (g A 11), el ser humano, según la voluntad de los Dioses, recién a partir de los 21 años debería acceder a la conciencia del yo. Con anterioridad a la tentación lucífera, los tres primeros septenios habían sido planificados de manera tal que el hombre allí era guiado porque aun no podía conducirse por sí mismo. Tantas tentaciones observamos hoy, orientadas hacia aquello, que Rudolf Steiner especifica como el “yo interno” que aunque piensa, siente y quiere, además de dominar muchas cosas, no ha alcanzado la mayoría de edad, no habiendo hallado aun su yo verdadero, y tal vez ni tenga interés en encontrarlo. Ese “yo interino” necesita ser protegido, de manera tal que dentro de un entorno más favorable posible, pueda capacitarse en el sentido de que queda capacitado para el desarrollo de la verdadera cualidad humana. Para que el joven adulto al comienzo de la real adulta, pueda emprender algo importante con su vida y no tenga que caer allí, en algo desafortunado. Por lo tanto, tenemos que “proveer al medio ambiente más favorable posible”, para el acompañamiento de ese “yo interno”, para protegerlo, para ayudarlo. Al respecto, quiero recordar aquí, un pasaje favorito de la “Práctica Pedagógica” (gA 306). “…Cada educación es auto-educación y como maestros y educadores, en realidad tan solo somos el medio circundante del niño que se está auto-educando. Tenemos que convertirnos en el entorno favorable, a partir del cual el niño se educa de manera tal como debe educarse, mediante su destino interior”. No podemos forzar que alguien se convierta en un famoso violinista. A un niño no-musical, lo podemos ofrecerla más bella música, pero no podrá madurar convirtiéndose en un artista. Tenemos que brindarle al niño una amplia oferta, porque no sabemos, lo que ellos luego eligen a partir de su destino, de este “auto servicio de la educación”. Es por ello que el mismo tiene que ser bien abastecido, tiene que posibilitar una abarcativa formación humana.”

¿Cómo se realiza esto? Y sobre todo: qué significa “entorno favorable”? existe un aspecto al cual aquí aun no hemos contemplado, que empero es muy importante para el plan de los estudios.
Aquí me refiero al hombre, con independencia a su edad actual.

1. LA ACTIVIDAD DE LO ETÉRICO EN EL PRIMER SEPTENIO

En el primer septenio, el cuerpo etérico trabaja en el interior, llevando consigo al cuerpo astral y la organización del yo. El cuerpo etérico siempre forma ese puente increíblemente fuerte, y a su vez delicado entre lo espiritual-anímico y lo físico-corporal. Siendo organismo del tiempo y a su vez dinámica del tiempo, entre la eternidad y el tiempo perecedero, el cuerpo etérico puede servir de puente, dado que ambos pertenecen al tiempo, ese es su dominio:
La vida del pensamiento posee naturaleza eterna, sigue teniendo vida al cabo de la muerte. Todos los pensamientos con los cuales nos hemos conectado de íntima manera, que nos han sido fieles, al cabo de la muerte – tal como ya lo hemos señalado -forman un extracto etérico que nos es dado llevar con nosotros, del conjunto de la vida de nuestros pensamientos. La parte en cambio que no se metamorfosea en actividad del pensar, es la organización perecedera del tiempo que mantiene la vida del cuerpo. En la Escuela Superior, Rudolf Steiner también habla de la “corriente aniquiladora del tiempo” (g A 270), que a nosotros, los seres humanos, nos sobresalta y nos inspira formular preguntas. Estas fuerzas etéricas activas en el cuerpo actúan en el cuerpo físico, lo edifican y adhieren al cuerpo astral, y a la organización del yo, que naturalmente participan de la edificación.

• La organización del yo es la que conduce el régimen, asumiendo el rol de propietario de la construcción
• El cuerpo astral es el arquitecto del cuerpo físico
• Y el cuerpo etérico es el equipo de maestros de la obra

Resumiendo, Rudolf Steiner a menudo dice, que el cuerpo etérico es el arquitecto de lo físico. Con ello no presta la atención pertinente al cuerpo astral y la organización del yo, que le señalan el camino al cuerpo etérico. Ese “traslado” acontece a través de los cuatro tipos etéricos:

• A través del éter calórico, lleva consigo a la organización del yo
• A través del éter-luz, al cuerpo astral
• Través del éter químico, se lleva a sí mismo
• Y a través del éter de la vida, domina lo muerto

Desde el primer momento el cuerpo etérico es el “despertador de la muerte”. Lo etérico guarda el misterio de la muerte y la resurrección – razón por la cual el Cristo vive en lo etérico y no en lo astral.
El significado y la importancia del medio circundante físico-humano
Con el parto, el cuerpo físico es conducido hacia afuera. El mismo sigue configurándose a través de la actividad sensoria, que establece al contacto directo con el entorno. Cada una de las impresiones por más sutiles que fuesen no tan solo forma y configura al sistema nervioso, sino también todo aquello que tiene lugar alrededor del sistema nervioso con respecto a procesos de formación y de configuración. El afuera-físico el circundante físico, sigue configurando al cuerpo.
¿de qué manera tiene que estar configurado el medio circundante en el primer septenio, para que el cuerpo etérico pueda llevar a cabo su actividad plasmadora interior de manera tal , para que desde afuera al mismo tiempo venga a su encuentro a través del entorno físico aquello, que le proporciona los alicientes necesarios para su desarrollo interior?

Es la educación y la dramática educativa, que Rudolf Steiner refiere en “La educación del niño desde el punto de vista de la ciencia espiritual”. Dice allí, que lo más importante en el entorno del niño es la alegría, “rostros apacibles y joviales de los educadores”, que son el calor necesario para la gestación, que permiten y fomentan la formación lo mejor posible de los órganos.
Además, la euritmia al niño le proporciona fuerzas etéricas adicionales en la tierra, fuerzas que no pueden ser traídas del mundo espiritual, en independencia del Karma. En la euritmia, integramos al cuerpo físico a las reglas de lo etérico, lo que significa que la euritmia apoya de una manera muy especial la actividad plasmadora etérica en el primer septenio. El cuerpo físico prácticamente es educado a través de la euritmia, lo cual al cuerpo etérico, le facilita la tarea vivificadora en la sustancia física.

El principio de la deidad paterna – ¡El mundo es bueno!
El motivo principal en el primer septenio – “El mundo es bueno, el mundo es alegre, el mundo es cariñoso, el mundo sonríe” – es transmitido a través de buenas impresiones, una buena postura interior del adulto, buenas acciones. Esto genera la necesaria calidez básica para el sano desarrollo. Entonces no resulta ser paradójico, cuando Rudolf Steiner dice, que el carácter del educador o del docente en el ciclo superior ya no cobra un rol tan importante como en el ciclo inferior. Allí en realidad deberían impartir enseñanzas personas mayores, que para ello estarían en condiciones, dado su carácter. Los maestros más jóvenes deberían estar en el ciclo superior. Como ser humano mayor, a causa de aquello que la vida nos ha limado, de hecho ya poseemos una verticalidad algo diferente, que para los niños menores es algo más ejemplar que la postura más carente de práctica de la post-adolescencia, que nos acompaña hasta lejos en la adultez.
Además según los principio de nuestras casa-cunas, guarderías y jardines de infantes, también se trata de implementar el entorno físico en cada año. Con los correspondientes instrumentos, juguetes, colores y rincones de juego en los cuales el niño permanece, de manera tal que los niños de mejor manera con conducidos a la vida.

Podemos decir entonces: el primer septenio está orientado de manera plena hacia la deidad del Padre. “El eterno amor del Padre, al Hijo envía a la tierra”. Según el Nuevo Testamento el Padre se merece el atributo de “bueno”. El joven poseedor de fortuna se acerca a Jess y dice: “¡Buen Maestro!” ¿qué debo hacer, para heredar la vida eterna? Entonces Jesús le contesta: “¿Por qué me llamas bueno? ¡Bueno tan solo es el Padre en el cielo!” este “ex deonacimur” – el padre en el cielo es bueno – es el clima para el cuerpo físico, que es el instrumento de desarrollo de la creación arquetípica. Puede prosperar tan solo en un clima de esta índole, de otro modo, se convierte en un instrumento de impulsos arbitrarios, tal como lo podemos observar por doquier, con el aumento de la dependencia. El primer septenio es el más vulnerable.

Este hecho también a nosotros como médicos escolares, nos ubica una y otra vez, frente a grandes desafíos. Lo que tenemos que ofrecer son consejos a los padres, pero así también tareas de relación en nuestras casas-cunas y nuestros jardines de infantes. Cada hora que allí implementamos será un gran beneficio. Dado que cuando esto no emana de nuestro interior, porque allí no está presente, tampoco puede aportar algo bueno- sobre el niño puede tener efecto tan solo la verdad y no nuestras mentirosas correcciones cosméticas” valedero tan solo es lo auténtico – como trasfondo para el primer septenio.

2. LA ACTIVIDAD DE LO ASTRAL EN EL SEGUNDO SEPTENIO

En el segundo septenio se trata sobre todo del trabajo del cuerpo astral que posee una estructura polar. Por un lado, es llevado por el cuerpo etérico. Ya me he referido al hecho, como la metamorfosis de las fuerzas del pensamiento, de los sentimientos y de la voluntad, de regulada manera se lleva a cabo de arriba hacia abajo. Esa es la imagen que Rudolf Steiner describe en el ciclo “El sano desarrollo del ser humano” (G A 303), donde se trata de esa maravillosa sintomática que también podemos observar. Al estar informado al respecto, podemos ver con exactitud, como estas fuerzas año tras año se liberan en una configuración diferente

En el Rubikon, se polariza la dirección del efecto de lo astral y se produce un fuerte impulso plasmador adicional, a través del sistema metabólico y de los miembros y los órganos de la reproducción, que en el Rubikon experimentan supre-pubertad: comienza la producción de hormonas y el crecimiento de gonade, a modo de un correlato fisiológico de esa inversión polar. Se genera entonces un segundo centro plasmador, que actúa desde abajo hacia arriba, así como desde afuera hacia adentro. Al mismo no lo incluyo y me limito al aspecto, que de manera primaria está relacionado con el plan de estudio y a la pregunta referida a la adecuada configuración del medio circundante.

Las piedras miliares del desarrollo en relación con el nacimiento de los miembros del ser
Reiteradamente, Rudolf Steiner habla de los tres nacimientos, que se adhieren al parto físico: el nacimiento del cuerpo etérico, que se lleva a cabo a los siete años, el nacimiento del cuerpo astral a los 14 años y el nacimiento de la organización del yo a los 21 años. Esa es la figura clásica, que empero a su vez es una burda simplificación, dado que se trata de un proceso continuado, es decir un desarrollo embrional que dura toda la vida, del espíritu humano, que recién finaliza con el nacimiento del espiritual en la muerte.
Así y todo, este simplificado triple paso es un recurso, porque marca tres piedras miliares, a partir de las cuales el principiante puede acceder al principio de que algo está naciendo.

• LA PIEDRA MILIAR PARA EL PARTO DEL CUERPO ETÉRICO – LA MADUREZA -ESMALTE

Entre los 6 y 8 años, tiene lugar la madurez del esmalte dentario. Entonces el niño tiene ubicado las coronas esmaltadas en la mandíbula, los dientes aún no se han abierto paso, tampoco se ha desarrollado el aparato del sostén dentario pero la madurez del esmalte ya está en existencia. Existe algo así como una dentadura doble, lo cual se puede observar en la radiografía. Esto significa que las fuerzas etéricas, que esto lo han logrado, y que son fuerzas formadoras puras, pueden abandonar al cuerpo. El así llamado segundo cambio de la figura, la forma del niño-escolar muestra conjuntamente con la madurez del esmalte dentario, la transformación decisiva: el cuerpo etérico ha “desfogado” sus fuerzas formativas, no, las fuerzas del crecimiento. Ahora, las formas de los órganos ahora se han diseñado. Y esta fuerza de diseño ahora se convierte en fuerza plasmadora de pensamientos. Y con ello se genera a su vez también, la mordedura espiritual” para la memoria abstracta. En lo pensativo, el niño nada podría retener, sino hubiese desarrollado esa mordedura del pensar, los dientes pensadores. Aquello que ha formado los órganos, y hacia el final ha desarrollado las coronas esmaltadas de los segundos dientes, ahora se encuentra en libertad y puede sujetar pensamientos.

• LA PIEDRA MILIAR PARA EL PARTO DEL CUERPO ASTRAL – LA PUBERTAD

A los 14 años tenemos otra piedra miliar. Aunque el cuerpo astral no ha finalizado la diferenciación del cuerpo físico – la tarea prosigue – pero la diferenciación masculino-femenino ha terminado con la menorquia y la primera polución. El esfuerzo principal del cuerpo astral, es la diferenciación del género. En término general, se logra los 14 años. Por lo demás el cuerpo astral sigue polarizando y diferenciando durante toda la vida. La patología cancerígena que aumenta con el avance de la edad empero indica que las fuerzas astrales orientadas hacia el cuerpo ya siguieron metamorfoseándose en fuerzas del sentimiento, hecho que luego debe ser tomado en cuenta para la terapia.

• LA PIEDRA MILIAR PARAEL PARTO DE LA ORGANIZACIÓN DEL YO – EL TAMAÑO DEL CUERPO

La tercera piedra miliar a los 21 años, es la obtención del tamaño final del cuerpo, el estar crecido, adulto. Dado que la organización del yo impone sus límites, esa es su signatura ordena, crea integridad, “regula entre sí, la elasticidad del cuerpo etérico y el cuerpo astral”, como dice Rudolf Steiner.
Por lo tanto es importante esa figura de fondo. Ayer tuve la intención de remarcar aquello que se sitúa en el medio. Hoy empero se trata de la característica de los partos, los nacimientos, las piedras miliares del desarrollo.
Al respecto tenemos que diferenciar entre el nacer y la necesidad de la educación del nacido

• Al cabo del nacimiento físico, sobre todo, el cuerpo físico, en los primeros siete años requiere de la educación. Una cuestión para el futuro es: ¿qué podemos hacer desde el medio ambiente con respecto al logro favorable de la formación dentaria? Esto no lo hemos arraigado aún de suficiente manera en la medicina del jardín de infantes. Esto no tan solo se limita al no-suministro del azúcar. Se trata de cómo podemos apoyar toda esa generación desde el medio circundante. Allí estoy viendo auténticas misiones de investigación para nosotros.
• En el 7mo año nace el cuerpo etérico y requiere de la educación hasta el 14vo año.
• Y lo mismo cobra validez con respecto al nacimiento del cuerpo astral: hasta el vigésimo primer año requiere de educación
• Y cuando la organización del yo ha nacido, tiene que ser configurada hasta el vigésimo octavo año.

Estas son las tareas que nos indican aquello que es menester desde el entorno, para que de correcta manera pueda ser llevada a cabo la educación propiamente dicha, vale decir la configuración de lo nacido, la capacitación para poder llevar a cabo las misiones impuestas por la vida, para el mundo, para que esto pueda ser realizado de correcta manera. ¿Cómo podemos brindar ayuda al cuerpo astral en el segundo septenio, cuando tiene su época plasmadora principal en el interior, siendo que tiene que llevar a cabo la separación de género?
Educación del cuerpo etérico mediante el plan de estudio del ciclo inferior

• RETIRAR EN EL CIELO – NUTRIR CON IMÁGENES

Contemplemos ahora al cuerpo etérico hacia el cual se orienta ahora la educación, mediante el proyecto de enseñanza ¿cómo encara Rudolf Steiner ese plan de estudio? El camino va desde el cielo hacia la tierra. En el primer grado, el maestro narra cuentos referidos a la evolución, que representan la encarnación, que apelan al sentido de la vida, la “buena estrella, integrando al mundo estelar. El desarrollo en su conjunto, el destino del hombre entre el cielo y la tierra, no podrían ser mejor representado en miniaturas, que a través de los cuentos de Grimm. Tienen empero que ser contados de manera tal que el niño en realidad vivencie al buen Dios, que a todo este desarrollo lo ha dispuesto y que abarca al bien y al mal, que domina al diablo y a la bruja, que los admite en la evolución. Vale decir, tienen que ser contados desde el criterio del niño.
El cuerpo etérico “teje” entre el cielo y la tierra. Y para que ahora pueda ser educado y pueda adquirir aptitud terrenal, lo tenemos que buscar, reactivar en el cielo y tenemos que nutrirlo con colores interiores, pero de manera tal, porque ahora se han liberado estas fuerzas de la formación, que pueden plasmarse imágenes límpidas y claras y claros conceptos exactos.

• INSTRUCCIÓN DE LA PERCEPCIÓN – PRÁCTICA DE LA EXACTITUD

Es bien por ello, que no tan solo narramos cuentos, sino que también realizamos lo exactamente opuesto: instrucción de la percepción. El cuerpo etérico vive entre la percepción y el pensamiento.
Ha sido el descubrimiento de Goethe, que los sentidos no engañan. Él de hecho ha vivenciado a ese cuerpo etérico en la percepción sensoria. Ha dicho asimismo que nunca tuvo el deseo de filosofía acerca del pensar, dado que todo ello ya se conoce como la verdad, lo que se está viendo. ¡Imposible ver la verdad con nitidez mayor que mediante la luz ocular! ¡El pensar tampoco lo puede explicar de mejor manera! Increíble como Goethe pudo reconocer lo etérico en la percepción. Nosotros, luego a lo percibido nos lo podemos representar de nítida manera, porque ha sido “fotografiado con exactitud” por el cuerpo etérico, al integrarlo al espacio reflexivo. Y así podemos vivenciar de constante manera, como el cuerpo etérico oscila entre lo perecedero y lo eterno. Dado que el mundo de la percepción en sí es perecedero. Cuando empero a este bello ramo de flores lo contemplo por ejemplo detenidamente durante algún tiempo lo recuero todos los días, y también a ello reúno aspectos procedentes de mi propia vida, dándole de esa manera importancia, hasta lo puedo llevar conmigo al cabo de la muerte. Entones aquello que con él he vivido sigue perteneciéndome se lo he arrebatado a lo perecedero, integrándolo al reino de lo eterno.
Es por ello que hay algo más que cobra importancia en el plan de los estudios de los primeros años escolares: Rudolf Steiner pide, que los niños a partir del primer grado, presten atención a aquello que vivencian en el camino hacia la escuela. Que lleven a cabo pequeñas observaciones exactas, que luego cuenten en el grado. Que practiquen una pequeña mirada retrospectiva con referencia a aquello que han visto. Que retrocedan y contemplen aquello que han visto, que han vivenciado y que circunstancialmente corrijan, cuando el maestro entre en detalles. De esta manera, le ayuda a los niños, lograr observaciones exactas, exactos recuerdo y una formación exacta de los pensamientos. En ese sentido está orientado de plena manera al plan de los estudios en los tres primeros años escolares.

• En el segundo año escolar, las santas leyendas ocupan el espacio y en el tercer año escolar, corresponde la historia de la creación, se encuentra el pecado original. Esa es la preparación para la pre-pubertad, el Rubicón. Dado que en el centro de la historia de la creación, se encuentra el pecado original. Ahora los niños por vez primera perciben: lo divino trabaja en mí, pero algo se ha desligado de esa conducción y “desde la tierra” se ocupa en crear desorden.

La historia de la creación como fisiología del Rubicón
La historia de la creación describe la fisiología del Rubicón. En el primer libro de Moisés existen dos historias de la creación – y es menester mantenerlas separadas y contarlas de correcta manera:

• LA CREACIÓN DEL HIJO HOMBRE

La primera historia de la creación describe: Dios ha creado al sexto día, conjuntamente con los animales superiores. Lo que luego dijo, es motivo de gran asombro. Dado que en los seis días anteriores, Dios creó el cielo y la tierra, las plantas, etc., y a continuación siempre dijo: “y he aquí, que era bueno”. Cuando hubo creado al hombre y a los animales superiores dijo: “y he aquí, que era muy bueno” ¡Cuando dios creó al hombre, hizo una excepción! ¡Pero al hombre al cual consideró como muy bueno, por cierto que no somos nosotros! Intuimos: aquí se trata del Hijo de Dios. Primero entonces, se crea al Hijo de Dios, que recién mucho más tarde se convierte en Hijo del hombre -ÉL es el hombre verdadero, que contiene todo lo humano. ¡La idea de la creación de la evolución toda es muy buena! En ocasión del bautismo en el río Jordán luego también se dice: “¡Este es mi Hijo bien amado que me complace, a ÉL debéis escuchar!” allí se repite de nuevo

• LA CREACIÓN DE ADÁN Y EVA

Luego llega la segunda historia de la creación: como si nada hubiese pasado, Dios tomó un terrón, creó a Adán y Eva y luego al paraíso y la serpiente…
En el plan de estudios Waldorf, se describe la historia del hombre, su camino desde el cielo a la tierra. Es por ello que Rudolf Steiner no quiere que los niños practiquen deporte de manera organizada con anterioridad al Rubicón, porque trastorna la tarea de adquirir su forma del cuerpo etérico. Desde el medio circundante actúan factores físicos, que corresponden a una edad posterior, e imprimen su marca al cuerpo. Más tarde el joven podrá hacer infinidad de cosas con su cuerpo ¡esa no es la cuestión!
Pero en el camino desde el cielo a la tierra hasta el Rubicón, cuando el cuerpo todavía es tan tierno y susceptible y el cuerpo etérico recién está tomando su forma y aprende a adquirir sus pensamientos propios, el proceso plasmador etérico no debería se trastornado. Allí no es época aun para el deporte.

• TERCER GRADO – INTRODUCCIÓN DE LO ARQUETÍPICO

En la primera época del estudio del hombre y del animal, en el tercer grado, se hablará tan solo de los arquetipos – cabeza, tronco, miembros- en el hombre y en animal como en el antiguo Testamento, en el 6to día de la creación, en ocasión de su creación.

• CUARTO GRADO- PREPARACIÓN AL LOGRO DE LA LIBERTAD

En cuarto grado, se convierte en tema, la mitología germana, como ahora se va retirando el mundo divino y como el cuerpo etérico más y más con las formas de su pensamiento tiene que adaptarse a lo terrenal y tiene que preparar a los hombres para la educación de libertad sobre la tierra, donde ya no nos hallamos bajo la conducción divina y tenemos que aprender como seres humanos, tomar la conducción.

• QUINTO GRADO- RECORRIDO POR LAS ÉPOCAS DE LA CULTURA

En quinto grado, luego sigue el recorrido a través de todas las épocas culturales, que en conjunto humano muestran como los hombres al cabo de la catástrofe atlántica, inicialmente fueron acompañados por seres humanos sabios-inspirados y como la evolución conduce por las épocas culturales hasta el materialismo, hasta la historia temporal, que tiene su turno en el octavo grado

• SEXTO GRADO – COMIENZO DE LA HISTORIA DE LA NATURALEZA Y LA ENSEÑANZA TECNICA

El estudio de la naturaleza y la técnica se enseñan recién en el sexto grado, siendo luego profundizados paso a paso en séptimo y octavo grado. En sexto grado ya se redactan las primeras cartas comerciales, con miras a la vida laboral, tarea que continúa en 7mo grado.

IDEAS CON RESPECTO AL TRATAMIENTO DE INFORMÁTICA Y PC EN LAS ESCUELAS

¿Por qué no comenzar en 6to grado, introducir las reglas básicas de la informática, siendo que podría ser adecuado en la época destinada a la electricidad, de modo tal que luego durante las clases de 7mo, 8vo, 9no y 10mo grado tendrían lugar una exhaustiva enseñanza informática, siendo incorporada de correspondiente manera en el plan de estudios? No pueden entenderse, porqué los niños tengan que trabajar con computadoras, con anterioridad al desarrollo de sus funciones mentales. También desde el medio circundante, a los niños deberían ser acercados hasta ese entonces, lo humano y culturalmente relevante.
Lo hasta aquí mencionado, sería el principio básico para la formación de lo etérico: aprender a plasmar formas de pensamiento de manera tal que captan lo divino, lo espiritual, pero también lo terrenal, que la vida de los pensamientos, de real manera se constituyen en un puente entre lo temporal, lo técnico-externo y lo sustancial-eterno, lo imperecedero: y que la tarea cultural en lo etérico no sea impedido o interferido.

Educación del cuerpo astral, mediante el plan de estudio del ciclo superior

Luego tenemos al tercer paso, de los 14 a los 21 años. El cuerpo astral ya ha nacido y trabaja desde afuera, mientras que la organización del yo, ahora trata entrar de manera plena al cuerpo, se sumerge en su totalidad para finalizar su tarea, para luego acceder a la libertad con la finalización del desarrollo. El cuerpo astral con su fuerza de polarización, con su fuerza de emocionalización, su competencia de separación de género, le transmite al joven, que el mundo es polar y contradictorio, que nada es fácil, que para todo existe un polo opuesto.

Cuando frente al trasfondo de lo hasta aquí comentado, tan solo contemplamos al desarrollo de los pensamientos, obtenemos la siguiente imagen:

• Con 7 años, los niños de maravillosa manera pueden recordar cosas, sujetarlas, configurar imágenes – el pensamiento infantil simplemente es maravilloso.
• Todos los niños a partir de los 14 años, cuando se liberan las fuerzas de crecimiento de la diferenciación de género y ha nacido el cuerpo astral con la

fuerza de polarización y se reúne con este pensar, sin estudio alguno, son dialécticos. Dominan al pensar dialéctico, sobre el cual Hegel ha edificado toda su filosofía. Lo dominan de manera natural y a todo aquello que decimos, pueden adicionar lo opuesto. Algo así como inhalar y exhalar. Cuando tu inhalas yo exhalo…
De hecho podemos ver, como hacia aquello que según el gesto se libera desde arriba hacia abajo – las cualidades de lo etérico del sistema pulmonar -se adiciona el recién nacido cuerpo astral – el liberado mundo del sentimiento, que ahora actúa desde afuera como competencia emocional polarizadora – y como amos se unen y conducen a un poderoso pensamiento dialéctico.

• En un tercer paso, a partir aproximadamente de los 16 años, el calor de combustión del metabolismo de las fuerzas etéricas que se están liberando, se elevan hacia la vida de los pensamientos, formando la base y la capacitación para el idealismo.
A los 14 años, el joven aun no tiene pensamientos idealistas, tiene emociones. Pero a partir de los 16, 17 años, los jóvenes tienen pensamientos ardientes, ideales – ¡Eso es algo muy diferente! Esto se torna posible por la conjunción de la fuerza etérica procedente del metabolismo y el cuerpo astral ya en parte educado.

El desafío para los maestros

En el 3er septenio el hombre es configurado en su interior mediante la organización del yo y necesita ahora un entorno, que cultiva al cuerpo astral. Esto impone un enorme desafío para los maestros y los educadores. En el 2do septenio, el maestro aún puede tomar el rol del dios-padre, tiene que ser una autoridad en lo posible, buena.

A partir de los 14, esto es un imposible absoluto
¿Cómo tiene que estar dispuesto el medio circundante del joven, para que pueda cultivarse el cuerpo astral?
Bajo el aspecto del cultivo del cuerpo astral, se entiende el proyecto del estudio del ciclo superior

• NOVENO GRADO- HUMOR Y AMISTAD

El 9no grado aún puede ser comprendido de manera relativamente simple. Allí existe la famosa época del humor. Amistad de Goethe y Schiller. Nos damos cuenta, que para el cultivo del cuerpo astral necesitamos humor y buenos amigos, con los cuales podemos discutir.

• DÉCIMO GRADO: MÉTRICA Y POÉTICA

En el décimo grado, el turno le toca a las materias de métrica y de poética y alto alemán medio, en él comienza la primera poesía. Walter vender Vogelweide; “Estaba sentado sobre una piedra y acerqué una pierna a la otra”, allí por vez primera se refleja, como alguien se siente. Como maestro, tenemos que implementar un esfuerzo notorio, intentando despertar el interés de los alumnos por ello. ¿Cómo entusiasmar a un 10mo grado por el pobre Heinrich?

• DÉCIMO PRIMER GRADO -PARCIVAL

En el décimo primer grado, le toca a Parcival – se trata de una gran enajenación emotiva!- Dado que con estos temas acercamos a los jóvenes temas y sentimientos, que de ninguna manera se corresponden con las emociones – púber – que empero activan de fuerte manera al cuerpo astral, cultivándolo. La educación del cuerpo astral desde afuera, requiere de una condición amorosa, con el 100% de compañerismo. La autoridad ahora está dada en el asunto, el amor hacia el ser humano, tiene que transformarse en amor con respecto a verdad y reconocimiento. El maestro se convierte en amigo, el asunto se convierte en autoridad. Cuando los alumnos dicen: “¡Esto es aburrido, esto no lo quiero!”, el maestro puede contestar: “¡Verá usted qué interesante es, después de interiorizarse del contenido!” sea como fuese que lo encaramos, los alumnos tienen que tener la sensación, de que el maestro está existencionalmente preocupado porque ellos tengan acceso a ese contenido, esa materia, este campo.

Necesitamos virtudes de los maestros en las Escuelas Waldorf.

Rudolf Steiner por eso habla de virtudes de los maestros, necesarias para la implementación del plan de los estudios y que en todos los casos se referían a un miembro del ser.

• Primera virtud necesaria del maestro – tener iniciativa (yo) .La primera virtud del maestro debe ser, implementar iniciativa. La misma se refiere al yo. Los niños siempre tienen que sentir que al maestro algo lo está impulsando que emprende iniciativa, que emplea voluntad. Esta virtud del yo, la necesita de especial manera el maestro del ciclo superior.
• Segunda virtud necesaria del maestro- tener interés por todo (cuerpo astral)
La cultura del cuerpo astral es cultura de relación. Quien tan solo se ocupa de aquello que le causa agrado, se convierte en un tipo egomaníaco, egoísta. Tenemos que aprender empero, establecer relaciones hacia lo desconocido, anómalo, hacia lo otro, hacia lo pasado, lo presente lo futuro, lo anómalo, lo obstruso, los más descabellados inventos técnicos, hacia las guerras más crueles, hacia todo aquello que acontece. Rudolf Steiner dice: un sano cuerpo astral posee interés por aquello que pertenece al mundo y al hombre.
A ello asimismo pertenece, querer saber porqué un alumno califica como tonto alguna cosa. El maestro indaga al asunto hasta poder comprender la causa. Luego tal vez el maestro logre emprender la cosa de diferente manera, o el alumno logre llegar a la conclusión: “¡en realidad no está tan equivocado!” y siendo así participe. Dado que el interés mutuo, el comprenderse, es amor espiritual.
• Tercer virtud del maestro – veracidad (cuerpo etérico)
La virtud del cuerpo etérico es: en el propio interior, no tomar un compromiso con la verdad, practicar la veracidad, la autenticidad, hasta las últimas consecuencias.
• Cuarta virtud del maestro -no ponerse amargado de mal humor (cuerpo físico)
Herbert Hahn preguntó a Rudolf Steiner: ¿Cómo sigue esto? – el mundo es bueno (primer septenio), el mundo es bello (segundo septenio), el mundo es veraz (tercer septenio) – existe otro motivo evolutivo para el cuarto septenio, para el adulto joven?
Rudolf Steiner se alegró al escuchar esta pregunta, y dijo que el joven adulto, en el cuarto septenio puede reflejar su vida, llevada a cabo hasta ese entonces, su avance, su destino, la conducción de su vida bajo el aspecto de que el Cristo vive aquí entre nosotros, los hombres.
Esto lo encuentro de gran ayuda, porque continúa con serie de motivos conocidos. El yo, la organización del yo, ahora ha nacido, pero aun no ha sido educada, durante un septenio más puede ser educada. Durante esa época, se forma el alma sensible, trabajando desde adentro. Nuestra organización del uso recién nacida, la podemos cultivar de mejor manera tratando de edificar nuestra relación hacia el Cristo, que actúa desde afuera, desde el medio circundante, como maestro del amor humano, sobre el yo nacido.
Quien a esa edad ya funda una familia o entra a la vida profesional, buscando un acceso hacia el Cristo de real existencia, aun cuando no puede apoderarse de él, forma un aura de protección alrededor de la familia, como mejor no podría ser. Quien a esa edad ya es maestro con ello transmite a los alumnos, la proximidad del Cristo, aun sin estar hablando acerca de ello. La relación hacia el Cristo, le imparte a la educación una impronta diferente, un auténtico sostén.

Un libro referido al plan de los estudios

Quiero mencionar aquí el libro de Stockmeyer, referido al plan de los estudios. Ha sido uno de los primeros maestros Waldorf en la Escuela de Stuttgart y ha guardado y ordenado según los grados, todas las indicaciones de Rudolf Steiner referidas al plan de los estudios. Allí en el texto original podemos consultar el por qué está indicado para esa edad y en qué contexto se halla con respecto a las demás materias. ¡Se trata de un libro de ensueño, que recomiendo a todos los médicos escolares! Al estar leyendo las citadas conferencias, descubriremos, cuantas de las indicaciones dadas por Rudolf Steiner hasta ahora aún no han sido realizadas.
A mí esta figura base me ha ayudado a comprender en principio al plan de estudios en su importancia fisiológica, en su fuerza plasmadora humana.
El pensar como trasfondo espiritual de la pedagogía Waldorf. Pensemos que allí está parada una persona que ha educado los miembros de sus ser en el sentido arriba mencionado que aporta la vida nocturna, la consciente relación hacia el mundo espiritual, de diaria manera en la configuración de la tarea didáctica ¡que acerca a los alumnos los pensamientos de los cuales puede sentirse responsable frente a su conciencia y frente a Dios. La pedagogía Waldorf es una educación espiritual- en la escuela Waldorf no funciona decir: “¡Yo soy una persona afable, aquí tenemos libertad de credo, es indiferente lo que creo o no creo!” ¿Qué creencia que relación hacia el mundo espiritual tenemos en la pedagogía Waldorf?
Creemos en la realidad espiritual de los pensamientos, que el pensar en realidades el puente hacia el mundo espiritual. No propagamos una religión pero creemos en el pensar. En “El umbral hacia el mundo espiritual” (G A17), en el primer capítulo Rudolf Steiner dice con humor bajo el título “con la confianza que podemos tenerle al pensar”, que existen personas que dicen que no confían en su pensar, porque existen tantas duras. A ellos podríamos contestar ¿por qué le otorgas tanto poder a tus dudas de modo tal que te confunden con respecto a tu pensar? ¿Esto acaso no está mostrando la confianza que tienes en tu pensar?
En griego, confianza y fe son la misma palabra. El concepto verdadero de la fe, es atenerse a aquello que realmente nos es accesible y eso es el pensar. Yo creo en aquello que puedo pensar. Yo confío en aquello que puedo comprender. A través de ese pensar, que es el puente hacia el espíritu, tenemos que representarle a los alumnos, las doce religiones supremas – todo esto, es tan solo accesible al pensar. Todo el espectro del materialismo hasta la iniciación suprema – todo esto, tan solo es accesible al pensar.
En la Antroposofía, como ciencia espiritual, la ciencia del pensar es nuestra espiritualidad fundamental, que a partir del primer día de clase forma el trasfondo de toda pedagogía.

Resumen referido al dormir

A los niños les enseñamos a dormir de correcta manera, cuando imitan nuestra relación con lo espiritual. De esta manera les ayudamos en los primeros 9-10 años, a desarrollar confianza en el ser-hombre en la tierra – durante esa época, en la cual de manera constitucional están condenados a confiar plenamente en el ejemplo físico. Los niños en los primeros nueve años, tienen que poder confiar en el mundo físico, tienen que tener fé en la tierra, de otro modo no podrán encarnar. Durante ese tiempo tenemos que serles el puente hacia su morada en el cielo, para que durante la noche puedan dormir bien y no pierdan su confianza en la tierra. Y a partir de la pre-pubertad aprenden lentamente más y más con cada año que pasa, a llevar al mundo espiritual aquello que ellos mismos piensan y sienten, bajo la orientación debida de los maestros y educadores.
El propio sentido, por el cual un maestro debe meditar acerca de sus alumnos yace en el hecho de llevarlos hacia el mundo espiritual. Al respecto, antes de dormir tendrá que ubicarlos una vez más frente al ojo interior y reflexionar acerca de aquello, que durante ese día les ha dicho, tratando de “repensar” la situación y preguntarse, qué consecuencias emana de lo dicho para el día siguiente. Según como los niños hayan dormido – hecho que advertirán el maestro y su Ángel – esto le proporcionará la inspiración para la clase.

20.5.2018

Por: Michaela Glöckler

Tomado de Medicosescolares.com.ar

EFEMÉRIDES :Los cien años de la pedagogía WALDORF 1919 a 2019

By | Antroposofía, Arte Terapia, Boletín Informativo, Comunidad, Dibujo, Diseño de formas, Ejercicio Docente, Euritmia, Eventos, Formación del habla, Medicina Antroposófica, Método - Didáctica, Música, Padres, Pedagogía, Pedagogía Waldorf, Pintura, Plástica, Psicología, Publicaciones, Seminarios, Temas de Interés | No Comments

Invitamos a conectarse al siguiente Link, donde se invita a participar de los 100 años de la pedagogía Waldorf y del cual se toma el artículo sobre La historia de la Waldorfschule por la Señora Nana Göbel.

Tomado del link: https://www.waldorf-100.org/es/pedagogia-waldorf/historia/

Así empezó todo:

La historia de la Waldorfschule

Emil Molt

Berta Molt

Después de que la Waldorfschule fue fundada en Uhlandshöhe en septiembre de 1919 en Stuttgart creció esta increíblemente rápido. Los niños de los trabajadores de la fábrica de cigarros Waldorf Astoria ingresaron a la escuela a iniciativa de sus fundadores el Sr. Y la Sra. Emil y Berta Molt, pero también ingresaron muchos otros niños, cuyos padres – recién terminada la 1ª Guerra Mundial – andaban en la búsqueda de nuevos valores humanos y una nueva pedagogía. Al principio había en total 12 profesores y profesoras fundadores. Estos fueron invitados por el Sr. Rudolf Steiner a tomar parte, durante 14 días, en un seminario donde fueron preparados en las áreas de antropología y didáctica. Así que mientras que ellos mismos impartían clases, tuvieron que aprender la nueva pedagogía. Es decir niños y profesores aprendían juntos. Y si es así, entonces se pone en práctica la pedagogía Waldorf, es decir ambos, niños y profesores, experimentan paralelamente un desarrollo.
Hasta los comienzos de la 2ª Guerra Mundial fueron fundadas 34 Waldorfschulen más: En Alemania, Suiza, Holanda, Inglaterra, Noruega y Suecia así como en Hungría, Austria y USA. Estas nuevas fundaciones fueron apoyadas por el Sr. Rudolf Steiner, llevando cada una otro nombre. Así hubo la Friedwartschule, la Llamada Goetheschule, una llamada Vrije School, y una New School. Diversidad iniciada por el fundador guiándose a través de conceptos/ideales comunes. La formación de los profesores(as) – a saber que en aquellos entonces, al igual que hoy, había y por lo consiguiente sigue habiendo escasez de profesores – tenía lugar y se concentraba en Stuttgart. Sin embargo muy pronto se formaron también en Suiza e Inglaterra. El dominio de los nacionalsocialistas y la 2ª Guerra Mundial conllevaron a que se cerraran las escuelas en Alemania, Austria, Hungría así como en parte en Holanda y Noruega. En Suiza, Inglaterra y USA siguieron creciendo dichas escuelas, tanto que hasta durante la guerra surgieron nuevas.
De 1945 a 1989, el movimiento Waldorf se consolidó, haciendo de este un modelo pedagógico bastante propagado y protegido. La ciencia de la educación le vio con escepticismo y hasta le rechazó. En pocos países como el Alemania, Holanda y Escandinavia se subvencionaron las escuelas Waldorf Libres Autónomas/Privadas. En la mayoría de los países son los padres de familia los que las financian. Y ya que niños y padres de familia seguían acudiendo, se siguieron fundando nuevos jardines de niños y escuelas, más que nada en Europa. No obstante y a pesar de la, en parte, precaria situación económica, el movimiento Waldorf siguió encontrando eco y creciendo. Tanto que en 1985 ya se contaban con 306 escuelas en 23 países.
Su expansión global hasta el último rincón de la mundo tuvo lugar a partir de mediados de 1980 hasta la fecha. El interés por la pedagogía Waldorf se siente en más o menos la mitad de los países (siendo estos casi 100 países), independientemente del idioma, religión que se profese, democracias o en su tendencia regímenes totalitarios. En todos los continentes hay jardines de niños y escuelas Waldorf así como sus respectivas formaciones profesionales. Los padres de familia son, los que lo hacen crecer y los niños, los que a su vez llevan a sus padres. Todos ellos quieren un futuro, un futuro en el que puedan recibir, disfrutar de un trato humano?, en el que sea posible tanto experimentar un desarrollo sano como ser parte de la sociedad siendo participe de ella. El movimiento Waldorf con alrededor de 1.100 escuelas y más de 2.000 jardines de niños se ha convertido en el movimiento escolar libre más grande del mundo.
(Nana Göbel)